contacto

Desiree@gmail.com
hey@desiweb.work

San José Costa Rica

Image Alt

El secreto para ser la mamá que tus hijos necesitan!

El secreto para ser la mamá que tus hijos necesitan!

Me quedé en la cocina contando: uno, dos, tres, cuatro, y hasta que llegué a los veinte.  «¡Listo o no, aquí estoy!», Grité. Los chicos y yo estábamos en nuestra segunda o quizás tercera  ronda de un intenso juego de escondidas. En ese momento, eran más chicos. El piso frió hacia contacto con sus pies descalzos, proporcionando pistas útiles para identificar dónde estaban escondidos.

¿Temes que no seas suficiente para tus hijos? A menudo la maternidad nos muestra quienes somos realmente.

Pude oír a Amelíe en la sala, tratando de esconderse detrás del mueble del T.V sin hacer ningún ruido.
Yeshuá? Podía escucharlo luchando por lugares secretos. Escuché en el baño. En el ropero.

Lo encontré cuando entré en su habitación, pude ver unos «colochos» bastante notables en el medio de la habitación.
Y justo al descubierto, acurrucado bajo una manta, estaba el, escondido, ¡a la vista!  Deberías haber visto la expresión de sorpresa en su rostro cuando suavemente quité la manta,  exponiendo su escondite secreto. Aparentemente, pensó que si no podía verme, entonces no podría verlo.

La verdad es que la mayoría de nosotros somos bastante buenos tratando de ocultar lo que realmente está  sucediendo en nuestros corazones. La mala noticia es que nuestros intentos de hacerlo son tan efectivos como los de Yeshuá, ¡obvios para todos menos para nosotros! Por doloroso que sea, todos debemos experimentar la confusión y el impacto de tener que quitarnos la manta de nuestros escondites.

Eso es exactamente lo que hace la maternidad descubrir lo que está sucediendo dentro de nuestros corazones
para ayudarnos a mejorar. Pero primero tenemos que salir de la clandestinidad. Necesitamos ser honestos y vulnerables con el lugar donde nos encontramos.

Es el secreto para ser la madre que sus hijos necesitan.

1) Permitir que nuestros hijos fallen.

¿Que qué? Sé que sé. Solo escúchame. Esto es TAN DIFÍCIL para mí.
Pero he visto a mis hijos crecer a través de sus fracasos. Como madre, duele ver a nuestros hijos luchar.  Va contra todo en nuestro ser verlos forcejear. Pero todos debemos tomar nuestras propias decisiones. ¿Y adivina qué? A menudo hacemos cosas incorrectas. Pero el lado bueno? crecemos a través de nuestros fracasos. aprendamos a confiar en ellos y en la crianza y valores que les enseñamos. Ellos ven y aprenden no controles sus decisiones a veces nos sorprenden más de lo que imaginamos.

2) Muéstrales el perdón.

Nuestros hijos no son perfectos, nosotros tampoco y no siempre van a tomar las mejores decisiones.
Al final del día, podemos implementar todas las reglas que podamos para protegerlos, pero ellos todavía tienen el
libre albedrío para romper esas reglas. Y como padres tenemos que disciplinar cuando estas cosas suceden.
Pero también debemos mostrarles a nuestros hijos cómo es el perdón.

Debemos reflejar hacerles saber que no hay absolutamente ningún error que pueda separarlos de nuestro amor.

3) Detener el juego de comparación.

Seamos honestas. Todas hacemos esto hasta con nosotras mismas todos los días. Y si nunca has comparado a tus hijos
con los de otra persona, entonces dime como hacé . Amo a mis hijos con ferocidad, pero estaría mintiendo si dijera
que nunca me pregunté por qué no podrían ser un poco más respetuosos en ciertas situaciones. ¿O por qué la escuela no puede ser un poco más fácil como el chico de al lado? Pero luego me acuerdo de cuán especiales somos cada uno y cuanto amor les tengo, nadie tiene la imaginación y seguridad que Amelié ó la bondad y carisma de Yeshuá.

Podemos dejar de tratar de controlar quiénes queremos que sean nuestros hijos y comenzar a confiar en nuestra crianza, en nuestro amor.

Chicas, todavía estoy trabajando mucho en esto de la crianza. Pero dejemos de vivir una vida cansada,
y busquemos una vida en Armonía. Hay más que ser una mamá que lucha por perfección, simplemente abracemos el desastre.