contacto

Desiree@gmail.com
hey@desiweb.work

San José Costa Rica

Image Alt

Mamá Imperfecta, Don’t worry!

Mamá Imperfecta, Don’t worry!

Siempre digo, era mejor madre antes de tener hijos contradictorio no!!.

Antes de tenerlos me visualizaba como la mamá perfecta sacada de revista de los 50 con el cabello suave y sedoso, la cena servida y galletas al horno, algo así como Bree de Mujeres Desesperadas.
Con paciencia infinita y con niños repeinados, vestidos a juego cada día de su existencia.

Pero luego llega la realidad y te abofetea la cara y te conviertes en una loca sin peinar, que pone galletas de paquete en las meriendas y por las noches se deja morir en el sillon antes de la 1 de la madrugada poniendose al día con el mejor  amigo Netflix.

Mi primer embarazo

Todavía recuerdo como si fuera ayer el pensamiento de mi primer embarazo! el primero siempre pega como un globo de agua, creía que estaba preparada leí todos los libros y vi todos los documentales (lo sigo haciendo a ver si entiendo algo).

Habia comprado totalmente la publicidad azucarada de la maternidad, el entorno se había guardado muchas cosas y sólo me habían contado lo bonito que eran los bebés, su piel rosadita y su olor a colonia Menen (pero es cierto tienen un olor delicioso ?) me habían convertido en una madre perfecta, de sonrisa eterna, que lo dejaría todo por amor, por el amor de madre, por la felicidad plena que sólo alcanzaría en ese momento.

img_2007431057050

Jaja!

Imaginen mi cara, mi decepción cuando llegó el momento y la realidad empezó a hacer de las suyas. Dolores de parto durante 2 días en el hospital, postparto terrible sin poder caminar. Y una bebé preciosa pero jodiona jodiona.

¿Dónde estaba mi estado de embriaguez, de felicidad plena y de maternidad perfecta infinita?
Se esfumó.

¿Y con ella la felicidad? Eso sí que no, jamás me resisto a pederla. Sólo tenía que adaptarme, recolocar los cimientos de mi existencia y repensar mi camino.

Pero es lo último que estoy dispuesta a perder.  Entonces descubrí la verdadera felicidad. Cuando me despojé de la presión, de la culpa y la frustración…

Hakuna Matata

Empecé con mi proceso hakuna matata, aceptar que soy una madre imperfecta, pero muy feliz encontrando mi camino.

Es cierto lavo la misma tanda de ropa hasta tres veces por que olvidó tenderla. Pero mi casa se inunda de risas y juegos por que primero están mis pequeños y no limpiar la casa.

img_2132977809050

Soy imperfectamente feliz:

Cuando mis chicos gritan de alegría al llegar del trabajo.

Cuando el papá se va con los dos al parque y tengo tiempo para leer.

Cuando el peque se ríe inconscientemente al dormir.

Cuando los veo agarrando un libro en vez de la tablet.

Cuando me escriben y dedican los hermosos versos de una canción.

Cuando salgo por la puerta sola, conmigo misma y un bolso de mano.

Cuando mi pequeña resuelve los misterios del mundo y los cuenta en una divertida teoría de por qué si existen las sirenas.

la-importancia-del-bloqueador-solar-3

Cuando no tengo nada para la cena y mi mamá me manda algo ya listo!

Cuando encuentro en el chino el disfraz para la obra de la escuela.

Cuando hablan de comprar una casa rodante y vivir en hawai.

Cuando me hago la dormida para que se levante el papá en la madrugada y les de leche.

Cuando me encierro en el baño a respirar.

Cuando después de un día de locos, por fin, cierran los párpados.

En esas pequeñas cosas que sólo las madres entendemos y en esos grandes momentos reside la felicidad.

Así que sí, yo encarno a esa madre imperfecta, que ya no se preocupa por tonteras, que intenta apartar la culpa y mirar hacia delante.

En la maternidad nada es perfecto y nunca las cosas resultan como el plan, pero no existe viaje aburrido a la par de los niños, infinita creatividad y amor leal que no cambio ni por 3 semana de sueño corrido.

Las invitó a soltarse el pelo y ser madres imperfectas!

retroandsugar